Inicio » , » “ADVIENTO: TIEMPO DE ESPERA VIGILANTE.” (Lc 21,25-28.34-36). “Velen porque no saben el día en que llegará su Señor” (Mt 24,42).

“ADVIENTO: TIEMPO DE ESPERA VIGILANTE.” (Lc 21,25-28.34-36). “Velen porque no saben el día en que llegará su Señor” (Mt 24,42).

Enviado por Catedral de Apatzingan el domingo, 29 de noviembre de 2015 | 11:12

 
 
Pbro. Salvador M. González M.

            Una vez más estamos en el tiempo de Adviento, el tiempo de la espera, el tiempo que invita a levantar la cabeza e impedir que la esperanza se acabe no obstante que la llegada del “Novio” se retrase. 1985 años esperando su retorno y la fe sigue viva y la esperanza firme, porque creemos en su promesa, porque sentimos su presencia de “Emmanuel” (Dios con nosotros) en el caminar de la Iglesia.

            Ése es el sentido de las fiestas: recordar el origen para poder ver con claridad la meta y no desfallecer en el caminar. Aquél que se hizo hombre por amor a nosotros, que anunció el Reino de Dios y lo inauguró con su muerte y resurrección volverá a llevar a plenitud el Reino inaugurado por El  y que la Iglesia poco a poco ha ido tomando posesión de él en su caminar por la historia.

            El Evangelio de Lucas, que la liturgia de este domingo nos presenta para nuestra reflexión, va en esta misma línea. El lenguaje apocalíptico de las transformaciones cósmicas que tanto miedo suelen provocar en algunos cristianos indica solamente el dominio absoluto de Dios en la naturaleza y en la historia de los hombres. La transformación del sol, la luna y las estrellas y la indicación de que las potencias celestes se tambalearán expresan la transformación radical de la historia del hombre y del ambiente en el cual dicha historia se desenvuelve. La presencia activa de Dios que en ellas se inicia lleva al mundo hacia la meta de una novedad desconocida. El mundo debe cambiar, cambiará, está ya cambiando bajo el influjo de Dios que se implica en la historia humana.

            Los que no creen, los que no esperaban; ante estas transformaciones desfallecerán de miedo. En cambio los creyentes recibirán con alegría y gozo la llegada del Hijo del Hombre, lleno de gloria y majestad porque saben que ha llegado el momento de su liberación. El momento de la desaparición de todas las fuerzas negativa contrarias al hombre: “Mira la morada de Dios entre los hombres: morará con ellos; ellos serán su pueblo y Dios mismo estará  con ellos. Les enjugará las lágrimas de los ojos. Ya no habrá muerte, ni pena, ni llanto, ni dolor. Todo lo antiguo ha pasado...En cambio los cobardes e incrédulos, los depravados y asesinos, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y embusteros de toda clase tendrán su parte en el foso de fuego y azufre ardiente (que es la segunda muerte) (Apoc. 21,3-4.8)

            Hay dos actitudes ante la venida del Hijo del hombre (este es el significado de la palabra Adviento: venida, llegada). La de aquellos que esperan su llegada con miedo porque saben “lo que se les echa encima”  (v.26), les espera un juicio condenatorio. Y la de aquellos que le esperan con alegría pues saben que el Reino de Dios en plenitud se acerca, cargado de bienes en abundancia.

            Para poder pertenecer al segundo grupo, Jesús nos hace una recomendación: Estar atentos para que la mente no se nos embote con el vicio, las borracheras y las preocupaciones de la vida. Estar vigilantes en oración constante (Cfr. 18,1ss), pidiendo ser dignos de presentarnos ante el Hijo de Dios, con las manos llenas de frutos y con humildad poder decir: “No somos más que siervos, hicimos lo que teníamos que hacer”.

            Que la celebración del Adviento disponga nuestro corazón para acoger al gran Rey que se manifiesta en la debilidad y sencillez de un niño y así nuestra esperanza en su segunda venida, lleno de gloria y majestad, se vea robustecida.
Comparte este artículo :

0 comentarios:

 Conecta nuestros servicios al muro de tu cuenta Facebook
www.catedraldeapatzingan.blogspot.mx
Elementos de provofran Ir a la Nuestras imagenes


 
Soporte Tecnico : Diocesis de Apatzingan | OFS de Mexico | Catedral de Apatzingan
Copyright © 2015. Catedral de Apatzingan - Todos los Derechos Reservados
Creado por OFS para Catedral de Apatzingan
Accionado por OFS