Inicio » , » “LOS PEREZOSOS NO TIENEN CABIDA EN EL REINO.”(Mt. 25, 14-30). “Oh hombre, qué poco eres. Naces larva y vives larva. Pero si trabajas, morirás mariposa.” (Leyenda Egipcia).

“LOS PEREZOSOS NO TIENEN CABIDA EN EL REINO.”(Mt. 25, 14-30). “Oh hombre, qué poco eres. Naces larva y vives larva. Pero si trabajas, morirás mariposa.” (Leyenda Egipcia).

Enviado por Catedral de Apatzingan el sábado, 15 de noviembre de 2014 | 19:36

 
 
Pbro. Salvador M. González M.

 La parábola que la liturgia presenta para nuestra reflexión se encuentra en el contexto de la venida inminente e inesperada del Señor. A partir de Mateo 24,42, se comienza a desarrollar el tema de la “vigilancia-fidelidad”. Pero paralela a la fidelidad de unos se hace resaltar la infidelidad de otros. En Mt 24,45-51 se trata de una infidelidad de violencia y mala conducta; en 25,1-13 de una infidelidad-imprevisión y en nuestro texto de una infidelidad-pereza. Lo común a las tres infidelidades es que todas ellas son consecuencia de una insuficiencia de actividad concreta.

 La parábola de los talentos pone de manifiesto cómo Dios nos asocia generosamente en la obra de la salvación de acuerdo a nuestra capacidad. Los criados no le pidieron que les confiara el dinero ni él se los encomendó por méritos propios, sino porque libremente quiso hacerlo. Pero el amo conoce muy bien a sus criados y les reparte conforme a su capacidad, esperando de ellos una respuesta de acuerdo a lo que han recibido.

 Vemos, pues, cómo Dios exige de nosotros una cooperación activa, según nuestra capacidad, en la construcción del Reino de Dios; nos pide que hagamos fructificar los dones que nos ha dado y los pongamos al servicio de los demás; así lo muestran los dos criados fieles.

 En cambio, el criado malo ha actuado de esa manera no tanto por pereza, sino por una especia de fatalismo religioso que consideraba a Dios como el omnipotente que hacía todas las cosas sin la ayuda del hombre. Según esto, la salvación toda era obra de Dios, por lo que era inútil todo esfuerzo personal. En efecto, mientras el mayordomo de Mt 24,45-51 dudaba de la vuelta de su amo y las vírgenes insensatas no habían medido la duración de la espera y la necesidad de una provisión de aceite; este criado no ha hecho nada porque sabía muy bien que su Señor vendría pronto y defendería sus intereses mejor de lo que podría hacerlo un pobre criado. Por un lado el mal siervo muestra una gran falta de amor a su Señor y por otra un gran desconocimiento, pues si bien es un Dios todopoderoso no por eso elimina el trabajo y la responsabilidad del hombre, sino que más bien,  los suscita.

 La enseñanza del Evangelio es clara. El discípulo de Jesús está llamado a hacer fructificar los bienes del reino. Una cosa interesante de tener en cuenta: Dios no nos exige más de lo que nos ha dado, pero tampoco nos pide menos. Por tanto no nos está permitido enterrar los talentos que Dios nos ha dado.

 Muchas veces nos comportamos de una manera conformista y mediocre. Nos sentimos buenos porque a nadie hacemos mal, pero tampoco hacemos ningún bien; Muchos hombres se sienten satisfechos porque no golpean a la esposa y siempre llevan el salario a casa (lo que es muy bueno) pero, ¿se han preguntado si realmente la hacen feliz? Nos sentimos muy católicos porque vamos los domingos a misa y una que otra vez comulgamos, pero no nos preocupamos en conocer mejor la fe que profesamos, mucho menos nos interesamos en difundirla; nos sentimos buenos estudiantes porque aprobamos el curso, pero no nos importa sacar buenas notas ni capacitarnos para la vida. Y todo esto, ¿no será enterrar los talentos que Dios nos ha dado?

 Rilke decía: “Trabajar es vivir sin morir”. Eso hicieron los dos primeros siervos ¿Por qué no los imitamos?
Comparte este artículo :

0 comentarios:

 Conecta nuestros servicios al muro de tu cuenta Facebook
www.catedraldeapatzingan.blogspot.mx
Elementos de provofran Ir a la Nuestras imagenes


 
Soporte Tecnico : Diocesis de Apatzingan | OFS de Mexico | Catedral de Apatzingan
Copyright © 2015. Catedral de Apatzingan - Todos los Derechos Reservados
Creado por OFS para Catedral de Apatzingan
Accionado por OFS